Una casa incómoda con la que alcanzar la inmortalidad

¿Y si las confortables casas en las que vivimos estuvieran en realidad asesinándonos un poco cada día? Podríamos estar viviendo ‘en’ nuestro enemigo sin saberlo porque no luchamos contra la muerte con las enegías que deberíamos. “Es ilógico (y podría decirse que nada ético) que un sistema ético que valora la vida no vea la…