Obama, Clinton y fashion politics

Si la campaña electoral en Estados Unidos está siendo revolucionaria en cuanto a las formas y los mensajes, no ocurre menos en relación con la parafernalia de los candidatos, al menos en el lado demócrata. Hillary Clinton y Barack Obama se juegan la posibilidad de acceder a la Casa Blanca y el diseño también ha entrado en campaña. No hablamos de camisetas promocionales mal impresas y con dudoso criterio estético: la moda ha entrado de lleno en la elaboración de las camisetas y alguna de ellas se van a convertir, con toda seguridad, en tendencia. Por ahora las llevan los famosos, y ya saben lo que suele ocurrir cuando una celebrity se pone algo: que tarda un suspiro en ponerse de moda.

El actor Ryan Philippe fue visto hace pocos días luciendo una camiseta con el rostro del senador por Illinois Barack Obama y el lema ‘Progress’ (Progreso). El dibujo estaba sacado de una obra del street artist Obey The Giant con el rostro del candidato, un poster que ya se vende en eBay por miles de dólares y que posiblemente pase a convertirse en el icono que mejor represente a esta candidatura en su aspecto gráfico. De la pieza se realizaron tan sólo 900 copias que eran regaladas en mítines y manifestaciones. Philippe se hizo con una en blanco y negro, aunque las que actualmente quedan a la venta por 25 dólares y en edición limitada tienen otras tonalidades. Si quiere una dése prisa al encargarlas: tan sólo hay mil unidades.

Clinton cuenta con el apoyo de Marc Jacobs. El diseñador creó una camiseta para la campaña al senado de Hillary en 2004, pieza que se se convirtió en un must y que se vendía como rosquillas en las tiendas de Jacobs. Sólo las podían comprar los ciudadanos estadounidenses y aquellas personas con residencia en el país norteamericano, ya que los 55 dólares que costaban estaban dedicados a financiar la campaña electoral.
Muchas estrellas apoyaron entonces a Clinton pero se han pasado al bando de Obama en estas elecciones, aunque Jacobs no forma parte de esa caterva de traidores. Él podrá plagiar pero traicionar, nunca. En esta ocasión ha vuelto a mostrar su soporte a la candidata y también ha diseñado una nueva serie de camisetas. Puede que no tenga nada que ver con el hecho de que Clinton parezca ya destinada a perder la contienda, pero el precio ha bajado con respecto a 2004 y ahora cuestan tan sólo 38 dólares.

Publicado originalmente en Vanitatis.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s